PUNCIÓN SECA

La punción seca es una técnica más de las utilizadas en la fisioterapia para tratar el síndrome del dolor miofascial o dolor músculo-esquelético y las alteraciones del movimiento. Se estimula con una aguja fina el tejido muscular conectivo y los puntos gatillo miofasciales.

 

Un punto gatillo miofascial es una zona de contractura situada dentro de una banda tensa muscular que provoca una alteración de función del músculo y por tanto de todas las estructuras próximas. El punto es doloroso a la compresión y puede provocar limitación del movimiento. El tratamiento se llevó a cabo introduciendo una aguja en el punto gatillo miofascial (PGM) con el objetivo de disminuir el dolor y recuperar la función. Esta técnica se divide en dos variantes: Punción seca superficial (PSS) y Punción seca profunda (PSP). La PSS consiste en la introducción de la aguja en la piel y en el tejido subcutáneo que recubre el punto gatillo a una profundidad de 1 cm sin llegar al músculo.

                                                                                                

Por otro lado, la PSP consiste en la punción de los puntos gatillo situados en los músculos profundos con agujas de tamaño variable dependiendo de la profundidad del músculo.