OSTEOPATÍA

¿QUÉ ES LA OSTEOPATÍA?:

La Osteopatía es un sistema asistencial que contempla el cuerpo como una unidad compuesta por diferentes partes que funcionan de forma conjunta para garantizar la correcta función del organismo. Por ello, el oestòpata trabaja sobre aquellas zonas que presentan una alteración en su movimiento para conseguir así una mejora en su función y el resto de las partes del sistema nervioso.

La osteopatía nació a través del Dr. Andrew Taylor Still en 1874. Sus amplios conocimientos de la anatomía y fisiología humana lo llevaron a establecer 4 principios básicos, que han ido evolucionando hasta ahora. Los principios básicos son:

  • Interrelación entre estructura y función

  • El cuerpo como una unidad

  • Mecanismos de autorregulación internos

  • Capacidad inherente de reparación y defensa.

Es una profesión independiente de la medicina y la fisioterapia pero que a la

vez es complementaria. La terapia es completamente manual.

El profesional realiza una valoración inicial para llegar a un diagnóstico y poder establecer

un plan de tratamiento específico para cada persona.

Los osteópatas trabajan con todos los tejidos y fluidos corporales, aunque a menudo utilizan

el sistema músculo-esquelético para llegar a tejidos menos accesibles

La Osteopatía trata de optimizar el potencial de salud de la persona. Cuando juntamos las dos especialidades en muchos casos la atención de este dolor puede llevar a la interacción de diferentes disciplinas sanitarias y se hace necesario la combinación de varias sesiones para poder combatir o gestionar mejor el dolor del paciente.

La Osteopatía se muestra altamente efectiva en aquellos dolores donde el origen proviene de los receptores de dolor (nociceptores) situados en diferentes tejidos del organismo. En los procesos del dolor asociados a enfermedades degenerativas o autonimuns (fibromialgia, enfemetats reumáticas, fatiga crónica, etc.), la osteopatía puede ser un buen complemento a sesiones necesariamente interdisciplinares que en ocasiones requieren además de la participación activa del paciente a través del autoconocimiento y autogestión del dolor, funcionamiento de los órganos y la correcta relación mecánica así como de la estructura.

El osteópata trabaja exclusivamente con las manos. Mediante la combinación de diversas técnicas, la práctica osteopática reúne el tratamiento de disfunciones estructurales viscerales, neurológicas, endocrinas e inmunológicas. Combinando estas técnicas, se trata de individualizar el tratamiento para enfocarlo de la mejor manera posible a la persona que es tratada y así mejorar las capacidades que tiene el propio cuerpo de mejorar por sí solo.

La osteopatía se considera una medicina integrativa, complementaria a la medicina convencional, que desde 2010 está reconocida por la OMS como una profesión independiente y diferente de otras profesiones como la fisioterapia y la quiropraxia.

De esta manera podemos entender que la visita al osteópata puede ser no exclusivamente para solucionar problemas del sistema músculo-esquelético y sus afecciones, sino por otras alteraciones que pueden darse desde el campo visceral, circulatorio, gestión de estrés, cefaleas, mareos , vértigo.